Alda Mazarredo 6, Izda Dpto 7 info@emotional.net 944 249 097

Gestión Emocional en la Empresa

EmpresaLo importante no es saber lo que se tiene que hacer, sino ser capaz de hacerlo.

La formación de un profesional de la gestión debe partir del manejo de situaciones difíciles, saber gestionar las relaciones, solucionar conflictos y desarrollar habilidades de vida y bienestar. Todo esto es posible si educamos en adaptabilidad a los cambios y a su vez conseguimos dar valor a la integridad personal.

La capacidad necesita de una plataforma de conocimiento que va más allá de recursos técnicos. Conocer todo lo necesario para ser capaz de hacerlo está más cerca de la gestión emocional que de las capacidades intelectuales. En esta plataforma de gestión emocional pretendemos transmitirle todo aquello que hemos aprendido en la psicología científica aplicada, aprovechando los descubrimientos sobre el funcionamiento de nuestro cerebro y desarrollando los conocimientos sobre el liderazgo y la gestión de las organizaciones.

“Para saber del futuro de una empresa hay que observar como te miran sus trabajadores,
el pasado de la empresa lo conoces cuando les miras a los ojos,
y su presente lo sabrás mirando como si miran entre ellos “

La competencia emocional, la consciencia de sabiduría y el liderazgo son los pilares en los que debe sostenerse toda la base formativa de aquellos que desean ser referentes en cualquier gestión de una organización.

“La empresa nace por la ilusión en una idea, muere cuando la idea es solo una ilusión”

OBJETIVOS GENERALES:

Aprender a ser uno mismo, tomar conciencia de las propias emociones, conocer las fortalezas y las debilidades personales es material imprescindible para conseguir la confianza en una mesa de negociación, o tomar las decisiones más competentes y afortunadas.

La formación de cualquier profesional de la gestión debe partir del manejo de situaciones difíciles, saber gestionar las relaciones, solucionar conflictos y desarrollar habilidades de vida y bienestar. Todo esto es posible si educamos en adaptabilidad a los cambios y a su vez conseguimos dar valor a la integridad personal.

La dirección o ejecución de cualquier proyecto no solo necesita del dominio de la tarea, sino sobre todo del dominio de las emociones que rodean a esa tarea. La gestión emocional diferencia la persona resiliente de aquella que se derrumba ante sus propias debilidades, cuando no de sus no sabidas posibilidades.

Concebido como una vía de evolución personal, no solo se trata de enseñar cómo clarificar objetivos o como poder alcanzarlos, sino también como desarrollar ese “saber ser”,como un perfeccionamiento de nuestro autodescubrimiento, con el fin de desarrollar la calidad personal necesaria para conseguir la excelencia sea cual sea el campo de actuación.

“Hay dos tipos de empresas aquellas que para tener beneficios hacen sufrir, y aquellas que solo requieren de la satisfacción”